El periodico austral

El Mundo

El mundo empieza a planear una cautelosa vuelta a la normalidad

Gobiernos de todo el plantea cifraban hoy sus esperanzas en un aumento de las pruebas diagnósticas, el uso de la tecnología y un enfoque coordinado para empezar a relajar las férreas restricciones a los movimientos adoptadas por la pandemia de coronavirus, que ayudaron a desacelerar el brote pero paralizaron casi por completo la economía mundial.

Publicado

el

Mientras la Unión Europea (UE) comenzó a estudiar la posibilidad de crear una aplicación para celulares que permita el rastreo y el seguimiento de los casos de coronavirus dentro de todo el bloque, Estados Unidos debatía el anuncio hecho ayer por nueve gobernadores que prometieron coordinar acciones para poner fin al confinamiento de millones de personas sin provocar una nueva ola de contagios.

El presidente Donald Trump -que respondió que el cese de las restricciones es potestad suya y prorrogó por tiempo indefinido la prohibición de que lleguen a Estados Unidos personas procedentes de Europa- creó un consejo de funcionarios y asesores para que le aconseje cuál es el momento indicado para reanudar cada actividad.

Con el país encaminado a una muy probable recesión antes de las elecciones de noviembre, Trump ansía un resurgimiento económico que ayude a estabilizar los mercados y a recuperar algunos de los 16 millones de empleos que ya se perdieron en Estados Unidos por la pandemia.

En el Reino Unido, la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR, en inglés; es un organismo de análisis independiente avalado por el gobierno) vaticinó hoy que en los próximos meses el producto bruto interno caerá 35% y la pérdida de más de dos millones de puestos de trabajo aumentará al menos 10% el desempleo como consecuencia de la paralización de actividades por la pandemia.

Al mismo tiempo que se planean estrategias para una cautelosa y escalonada salida de la cuarentena, muchos países, incluyendo a la Argentina, optaron por extender las restricciones hasta estar convencidos de que pasaron el pico de contagio.

En India, el gobierno estiró hoy hasta el 3 de mayo la más amplia cuarentena de la historia, que abarca a los más de 1.300 millones de habitantes del pais.

China, que este mes levantó una prolongada cuarentena en la provincia central donde se originó la pandemia en diciembre pasado, informó hoy de un rebrote a lo largo de su remota frontera norte con Rusia. Autoridades cerraron el límite y unidades médicas fueron enviadas a la zona para evitar que viajeros regresen con el virus.

El ritmo de contagios se desaceleró en una importante parte de Asia y Europa, incluyendo a países muy afectados, como Italia, España, Francia y Alemania.

Incluso en el estado estadounidense de Nueva York, donde las muertes superaron ayer las 10.000, el gobernador Andrew Cuomo declaró que la curva de contagios “empieza a aplanarse”.

Sin una vacuna contra la enfermedad ni extendidos tests de anticuerpos para determinar cuántas personas son inmunes al virus, muchos gobiernos temen nuevos brotes.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, llamó hoy a la UE a implementar en todo el bloque una única aplicación para celulares de rastreo y seguimiento de casos de coronavirus.

“Es importante que no terminemos con una mezcolanza de 27 corona apps y 27 regímenes de protección de datos, sino que nos coordinemos lo mejor posible”, dijo Maas al diario alemán Funke Mediengruppe.

En tanto, Lothar Wieler, director del Instituto Robert Koch, el centro de control de enfermedades de Alemania, sostuvo que la coordinación y el intercambio constante de información entre los países e instituciones sobre las mejores prácticas, las investigaciones sobre vacunas y la protección de la población vulnerable son clave para gestionar la crisis y poder empezar a volver a la normalidad.

De hecho, el virus ya forzó a compañías competidoras a trabajar juntas.

Dos de las empresas farmacéuticas más grandes del mundo, la francesa Sanofi Pasteur y la británica GSK, anunciaron hoy que sumarán fuerzas para trabajar en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

La semana pasada, Google y Apple anunciaron un esfuerzo común para ayudar a las autoridades sanitarias de todo el mundo a usar la tecnología inalámbrica Bluetooth para rastrear los contactos que hayan tenido personas infectadas.

China, donde los nuevos casos disminuyeron de manera muy significativa, implementóo un sistema de símbolos que se ve en las pantallas de los teléfonos celulares y que dice si el portador está libre de síntomas y puede tomar cierto medio de transporte, registrarse en un hotel o entrar en Wuhan, la ciudad de 11 millones de habitantes donde se originó el brote.

Corea del Sur e Israel también han usado datos recabados a través de celulares.

Pero epidemiólogos dicen que el rastreo de contactos de infectados debe combinarse con un aumento de la capacidad para hacer pruebas de diagnóstico de coronavirus, algo que se reclama mucho en Estados Unidos y el Reino Unido, entre otros países.

Mientras tanto, el mundo estaba esta tarde a punto de tocar la barrera de los dos millones de casos confirmados de coronavirus después de que, por error, la universidad estadounidense Johns Hopkins informara anoche que esa marca ya había sido superada, y acumulaba más de 125.000 muertos por la enfermedad.

El Mundo

Covid Cero: Grandes ciudades chinas están relajando sus restricciones

Publicado

el

Ciudades como Pekín, Cantón (sureste), Shenzhen (sureste) o Chongqing (centro) continúan relajando algunas de sus restricciones anticovid después de que el Gobierno declarase que “se dan las condiciones para ajustar medidas”, si bien la capital china refutó este sábado rumores de una “apertura total”.
Cantón, pese a lidiar desde hace semanas con un rebrote que arroja miles de nuevos casos diarios, prosigue una reapertura relativa que comenzó a mediados de semana.

“En mi distrito ya no es necesario mostrar un resultado negativo de PCR para entrar a establecimientos”, explicó a Efe una residente de la ciudad, que registró esta semana choques de manifestantes en barrios confinados con fuerzas de seguridad.
Las pruebas PCR realizadas en las 72 horas previas o menos son necesarias desde hace meses en las ciudades chinas para acceder a lugares como supermercados, parques o tiendas, dando pie a largas colas en las cabinas de tomas de muestras que han creado descontento en la población.

El rebrote de Cantón arroja cifras de contagios que en el pasado habrían desembocado inevitablemente en un confinamiento general como el que padecieron las ciudades de Wuhan (centro), Shanghái (este) o Xian (centro), entre otras.
Sin embargo, la urbe, de más de 10 millones de habitantes, ha reabierto centros comerciales, restaurantes y servicios de transporte público, marcando un desvío con respecto a la política seguida por China desde hace más de dos años.
Señales políticas
Los internautas chinos han incluso compartido vídeos de las ruedas de prensa del Gobierno de la ciudad en los últimos días, en las cuales los portavoces y funcionarios se quitan la mascarilla antes de comenzar la conferencia, como una señal de un ajuste de la política de “cero covid”.
Mientras tanto, la vecina Shenzhen anunció hoy que ya no será necesario mostrar un resultado negativo de PCR para usar el transporte público o entrar a parques y atracciones turísticas, aunque sí se debe atestiguar mediante una aplicación de seguimiento que no se ha pasado por una zona considerada de riesgo.
Por su parte, la megalópolis central de Chongqing, con más de 30 millones de habitantes en su término municipal de un tamaño superior al de Panamá, anunció recientemente que permitirá que algunos contactos cercanos de contagiados hagan cuarentena en casa, lo que supone un giro considerable con respecto a la política vigente durante estos años.
La directriz de “cero covid”, a la que China permanece aferrada desde hace más de dos años, consiste en el aislamiento de todos los contagiados y sus contactos cercanos, estrictos controles fronterizos, confinamientos parciales o totales en los lugares donde se detectan casos y pruebas PCR constantes a la población urbana.

Continuar leyendo

El Mundo

Para Ucrania, el tope de precios al petróleo destruirá la economía de Rusia

Publicado

el

Ucrania afirmó este sábado que la imposición de un tope de precios al petróleo de Rusia, anunciada en la víspera por la Unión Europea (UE), los países del G7 y Australia, hundirá la economía del segundo mayor exportador mundial de crudo.

“Siempre alcanzamos nuestro objetivo y la economía de Rusia será destruida y Rusia deberá asumir la responsabilidad de todos sus crímenes”, afirmó en Telegram el jefe de gabinete presidencial en Kiev, Andriy Yermak.

Los 27 países del bloque europeo, el G7 que integran las economías más avanzadas y Australia acordaron el viernes imponer un precio máximo de 60 dólares al barril de petróleo ruso, una iniciativa inédita que apunta a erosionar una fuente clave para Moscú para financiar su ofensiva en Ucrania.

La medida, que sigue el acuerdo alcanzado en el G7 para un fijar un tope entre 65 y 70 dólares al crudo ruso, entrará en vigor el lunes, junto a una prohibición de la UE -adoptada en octubre- a comprar petróleo ruso por mar.

Se trata de una nueva escalada de las sanciones impuestas por los países occidentales a Moscú desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania el pasado 24 de febrero.

El tope de precio al crudo ruso fue inicialmente anunciado por el bloque europeo, tras días de intensas negociaciones, y luego fue también adoptado por los países del G7 y Australia.

Con esta decisión, las naciones occidentales pretenden evitar que Rusia “obtenga ganancias de su guerra agresiva contra Ucrania” y “apoyar la estabilidad en los mercados energéticos mundiales”, según detallaron los países en un comunicado conjunto.

La Casa Blanca saludó el acuerdo alcanzado en Bruselas, que, según el vocero del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, “ayudará a limitar la capacidad de (el presidente ruso Vladimir) Putin de beneficiarse del mercado petrolero para financiar una máquina de guerra que continúa matando ucranianos inocentes”.

Rusia recaudó unos 70.000 millones de dólares de sus ventas de crudo a los países de la UE desde el inicio del conflicto

Rusia recaudó unos 70.000 millones de dólares de sus ventas de crudo a los países de la UE desde el inicio del conflicto, según Phuc-Vinh Nguyen, experto en temas energéticos del Instituto Jacques Delors, una suma mayor al presupuesto militar anual ruso.

Los detalles de una medida que entrará en vigor el lunes

El mecanismo consensuado prohibirá a los buques cisterna transportar petróleo ruso hacia estas naciones a un precio superior a los 60 dólares y también impedirá que los proveedores de servicios no vendan crudo ruso a terceros países por encima de este tope.

“Tomamos nota de que esto es en interés económico de estos países, ya que las importaciones por debajo del precio máximo ayudarán a reducir los precios de la energía y restringirán la capacidad de Rusia para beneficiarse aún más de la prima de guerra que ha estado ganando”, precisaron.

Al mismo tiempo, se estableció un mecanismo corrector para lograr que el tope se revise periódicamente y se sitúe al menos el 5% por debajo del precio de mercado.

Las aseguradoras europeas tampoco podrán firmar pólizas superiores al tope de 60 dólares, en este caso en busca de limitar los ingresos obtenidos por Rusia de sus exportaciones a países como China e India, que no imponen ningún tipo de sanciones a Moscú.

Rusia, el segundo exportador mundial de petróleo

Rusia es el segundo exportador mundial de petróleo y, sin esas medidas, le resultaría fácil hallar nuevos mercados.

Polonia, un aliado estrecho de Ucrania, quería que la UE impusiese un tope mucho más bajo para acelerar la demolición de la economía rusa, y Kiev lamentó que eso no hubiese ocurrido. “Se hubiese tenido que rebajar a 30 dólares (el barril) para destruirla más rápidamente”, escribió Yermak.

Continuar leyendo

El Mundo

Advierten sobre el surgimiento de otra variante riesgosa de Covid

Publicado

el

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, alertó hoy que puede surgir una nueva variante del virus de coronavirus con “una mortalidad significativa”.
“Los huecos en la vigilancia, en las pruebas, en la secuenciación y en la vacunación siguen creando las condiciones perfectas para que surja una nueva variante preocupante que podría causar una mortalidad significativa”, señaló en conferencia de prensa.
De todas formas, el funcionario remarcó que “el 90 por ciento de la población mundial tiene ahora algún nivel de inmunidad al covid, debido a una infección previa o bien a la vacunación”.
Asimismo, el especialista puntualizó que “Estamos mucho más cerca de poder decir que la fase de emergencia de la pandemia ha terminado, pero aún no hemos llegado a ella”.
Por otra parte, Ghebreyesus recordó que la semana anterior se cumplió un año de la aparición de la variante ómicron, la más contagiosa, y recordó que actualmente hay más de 500 subvariantes de la misma, todas de alto riesgo.

Continuar leyendo

Notas mas destacadas